viernes, 10 de julio de 2015

¿Ha sido atendido por un Comité Judicial de los testigos de Jehová? Parte I

¿Ha sido alguna vez atendido por un comité judicial? ¿Quedó satisfecho con la manera en que se llevó a cabo? ¿Piensa que realmente es una muestra de amor, como afirma la organización, esta clase de juicio eclesiástico? Más importante aún, ¿De verdad cree que Cristo, el cabeza de la congregación, está detrás de este sistema judicial y lo apoya?

Decenas de miles de testigos de Jehová son atendidos por comités judiciales cada año. La SWT establece todas las directrices que los ancianos habrán de seguir en este proceso judicial --desde una investigación inicial hasta el anuncio público avisando la censura o expulsión del individuo—.

A los miembros comunes de los testigos, se les enseña a ver los comités judiciales como “una provisión amorosa de parte de Dios”, ya que se alega que estos buscan que “el malhechor” enderece sus asuntos con Jehová. No es de extrañar, que muchos testigos sientan que de verdad cumplen la voluntad de Dios, al ventilar sus fallas y errores delante de personas que nada tienen que ver con el asunto, sin más vinculación que su alegación de ser "pastores del rebaño”.

¿Será entonces cierta la afirmación de que los comités judiciales cuentan con la dirección del espíritu santo de Dios?

A los implicados en un comité judicial, se les suele citar el relato de Ananías y Safira, como ejemplo de que al espíritu  de Dios no se le puede engañar, dando a entender que al comité judicial tampoco.

 Sin embargo, si de esta manera actúa el espíritu de Dios en los comités judiciales de los testigos de Jehová, ¿por qué la necesidad de regular hasta el más mínimo detalle estos comités? Si al final, el espíritu de Dios puede hacer que se sepa los hechos como realmente son, como en el caso de Ananías y Safira, ¿por qué hay tantas directrices sobre el actuar de los ancianos en estos procesos?

Los ancianos que conforman el comité judicial, habrán de ajustarse rigurosamente a las pautas dictadas por la organización Watchtower, establecidas en el manual para ancianos “Pastoreen el rebaño de Dios” y en las agendas o discursos que los superintendentes de circuito analizan con ellos en las reuniones de ancianos cada seis meses. Adicionalmente, las cartas que tratan sobre asuntos judiciales, enviadas por la oficina central de Brooklyn, son fuente de información obligada por los ancianos que conforman algún comité judicial.

Además, se programan reuniones especiales, llamadas Escuelas de Ancianos o Escuelas del Ministerio del Reino, donde adicionalmente se presenta información relacionada con la formación y manejo de los comités judiciales.

Lea por favor, el siguiente bosquejo que se analizó en una de estas escuelas patrocinadas por la SWT y siéntase libre de expresar su opinión al respecto.

Iré colgando el documento paulatinamente para poder analizarlo detenidamente.





2 comentarios:

  1. Una verdadera lástima, que alguien que alcanzó conocimiento, sea devorado por el león.
    Lo lamento mucho.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Anónimo por dejar su comentario. También lamento que haya causado la impresión que expresa en su comentario. Pero le agradezco su participación. Saludos.

    ResponderEliminar